Tras un robo frustrado en una joyería, este hombre de 40 años fue arrestado y puesto entre rejas en la estación de Policía Civil de Balneário Piçarras (Brasil).

El criminal trató entonces de escapar de la celda a través de la pequeña ventana que se utiliza para dar comida a los reclusos. Pero miren lo que miren como quedo el hombre al tratar de violar la ley nuevamente.