La joven estudiante universitaria intentaba sacarse una foto en topless para enviarle a su novio por Snapchat y embistió el patrullero con su camioneta. El agente encontró una botella de vino en su poder y fue acusada de conducir en estado de ebriedad.

Miranda Kay Rader pagó una fianza de 2.000 dólares luego de ser acusada de conducir en estado de ebriedad y de posesión de alcohol por parte de un menor de edad. Podría ser condenada a pasar un máximo de 180 días en prisión.

descarga