Un grupo de atletas del ‘pole dance’ de Auckland, Nueva Zelanda, demostraron sus mejores movimientos, gracia y flexibilidad, en un proyecto del fotógrafo Brett Stanley.

Se trató de un formato totalmente desconocido para ellas, bajo el agua, para el cual tuvieron que aprender a contener la respiración y desenvolverse en un medio con una gravedad diferente.